Lección 7 - Desarmar y controlar con luxación de hombro

En la lección anterior se comenzó a realizar una aproximación a las luxaciones de muñeca, puntos sensibles y la forma de salir de la trayectoria peligrosa del arma, tanto armas de fuego, como armas blancas. La ventaja de aplicar una luxación de muñeca estriba principalmente en que se trata de una parte de nuestra anatomía bastante débil, su luxación directa esta prohibida en los deportes de lucha, sin embargo es normal la aplicación controlada de este tipo de luxaciones en el entrenamiento de defensa personal y de Sambo autodefensivo.
Bloqueo brazo
En esta lección comenzaremos a introducirnos en las luxaciones de hombro, este tipo de luxaciones son mucho más habituales en los deportes de lucha, esto es debido a una mayor resistencia del hombro por ser una articulación mayor, con elementos musculares y tendinosos que lo protegen en caso de hiperextensión. El hecho de que el hombro sea una articulación más fuerte tiene una ventaja, podemos entrenar deportivamente con menor riesgo, sin embargo desde el punto de vista de la defensa personal, es un inconveniente, necesitamos más fuerza para realizar el control o la luxación, además de mayor destreza técnica en su ejecución.

La ejecución de luLuxación de brazoxaciones de hombro deben ser realizadas empleando nuestro cuerpo, no solamente el brazo, evitar caer en la dinámica de hacer fuerza de oposición de un brazo contra el brazo del atacante, este método frena una posible progresión técnica. La forma más adecuada es hacer un semicirculo, paso y giro de cadera, en el caso de que el atacante nos esté amenazando con un arma, o iniciando un ataque, lo primero que debemos considerar es salir de la trayectoria de peligro del arma.

El segundo paso una vez hemos realizado un movimiento de esquiva para salir de la trayectoria del arma, es bloquear con el antebrazo, a ser posible con la cara externa del antebrazo, si por alguna circunstancia nos vemos obligados a tener que bloquear con la muñeca o con la mano, son partes del cuerpo menos seguras, la fuerza de inercia del brazo del atacante podría vencernos penetrando nuestra guardia y amenazando partes vitales de nuestro cuerpo.

En la técnica que mostramos a continuación se puede ver que el cuchillo sería una amenaza grave si se venciese nuestro control en algún momento, sin embargo no debemos detenernos. Como explicamos en la lección número cuatro y especialmente en la lección número cinco, el golpeo es la opción más viable, por tanto una vez hemos fallado en nuestro intento de bloqueo, golpeamos a ser posible, puntos débiles conexionados con el brazo del atacante. 

Como vemos en las figuras utilizamos ambas manos, dejando descansar la fuerza sobre la muñeca por detrás de la cabeza, esto dobla su espalda al luxar su hombro, creandonos una ventaja a través de su desequilibrio, una vez en el suelo, continuamos luxando su hombro hasta que libere el arma, en este punto el atacante está controlado.